abril 22 2016 0comment

¿Soplan vientos favorables en Irán para las empresas vascas de Energía renovable?

Al hablar de Irán, sus reservas de petróleo y gas acaparan en ocasiones demasiada atención. Y sí, es cierto que el país tiene una de las reservas más altas en el mundo y se prepara para reincorporarse al mercado este año pero, ¿sabíamos que Irán también está preparándose para dar pasos importantes en el mercado de las energías renovable?

 

Desde SUNA (Renewable Energy Organization of Iran) Mostafa Rabie afirma que “Irán puede suministrar más de dos tercios de su energía a través de la energía eólica. El objetivo para la próxima década es suministrar más del 50% de la energía requerida a través de las fuentes de energía renovables.”

Sin embargo, dejan claro tanto desde SUNA como desde el mismo ministerio que la inversión en el sector es absolutamente necesaria para que cualquiera de estas metas se puedan lograr.

“Para llegar a la capacidad de 5000 MW de energías renovables, Irán requiere una inversión de más de US$ 10 mil millones, por lo que la financiación de proyectos es un factor clave en este sector a partir de ahora. Para afrontar el reto, Irán tiene como objetivo atraer financiación exterior para facilitar la inversión en todo el país. En la actualidad, más de 19 proyectos, que requieren más de 1,5 mil millones de dólares, se han propuesto “, dijo el Sr. Mostafa Rabie de la Organización de Energía Renovable de Irán.

¿Y, cuál es el nivel de desarrollo y el potencial de las energías renovables de Irán?

Potencial eólico de Irán a 80 metros sobre tierra. Fuente: Renewable Energy Organisation of Iran (SUNA)

En el año 2013, el petróleo y el gas natural contribuyeron casi el 98 por ciento del total del consumo energético de Irán. Y con cifras que nos indican que las energías renovables contribuyen a menos del 1 por ciento del consumo total de energía del país, me atrevería a asegurar que el potencial es enorme.

Y, a pesar de que tiene las cuartas reservas de crudo más grandes a nivel mundial y las segundas más altas de gas natural, las energías renovables son cruciales para la diversificación del sector energético de Irán. Su gobierno tiene previsto instalar alrededor de 4.500 MW de energía eólica bajo su 6º Plan de Desarrollo. De hecho, la Organización de Energía Renovable de Irán incluso ha identificado algunas áreas potenciales en Irán para la instalación de cerca de 15 GW de energía eólica.

¿Quiénes se encuentra ya viento en popa hacia tierras persas?

Como era de esperar, Irán ya tiene unos cuantos países interesados en el sector renovable. Y, como era de esperar, Dinamarca es una de esas ellas. El ministro de Asuntos Exteriores Danés, Kristian Jensen, quien visitó Teherán recientemente junto con una delegación de más de 58 empresas, dijo que las exportaciones de Dinamarca a Irán podrían aumentar en casi US $ 72 millones de dólares tras el levantamiento de las sanciones.

Pero las empresas danesas ya tienen cierta presencia en Irán. Saba Niroo (establecida oficialmente a finales del 2003 por el Ministerio de Energía, Industria y Minas) es una empresa nacional creada para diseñar, desarrollar y fabricar turbinas eólicas medianas y grandes, y como único y primer fabricante de turbinas eólicas en Irán y Oriente Medio. La empresa iraní sin embargo presenta sus productos bajo la supervisión de Vestas Wind System Co. quien cuenta un R&D center o laboratorio en el país.

Dato que el ministro de Energía Hamid Chitchián de Irán, después de reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, recalcó, expresando que Dinamarca ha propuesto construir una instalación de turbinas eólicas en Irán. “Algunas de las empresas danesas presentes en la reunión ya han anunciado su disposición a establecer plantas para la fabricación de turbinas eólicas en Irán con su propia inversión para distribuir sus productos en Irán y también otras compañías a través de Irán,” dijo Hamid Chitchián.

Y, sin olvidarnos de la iraní MAPNA y su Joint Venture con los italianos. MAPNA Turbine Engineering and Manufacturing Company (TUGA) y la italiana Franco Tosi Meccanica (propiedad de Bruno Presezzi S.p.) se unen para crear “TUGA Franco Tosi Meccanica”.

El Presidente de MAPNA Abbas Aliabadi,  ha expresado en varias ocasiones la determinación del grupo para iniciar una nueva ronda de cooperación con las empresas internacionales.”Y, MAPNA aspira a tener una presencia más fuerte -en el mercado mundial- y ofrecer soluciones más eficientes a través de establecimiento de empresas como TUGA Franco Tosi Meccanica “, quien también señaló que se han mantenido conversaciones con Siemens sobre una posible cooperación para la fabricación de turbinas para un proyecto de 300 MW.

De manera que estos proyectos también se van a encontrar con la competencia de las empresas alemanas que también buscan construir en la región. Aunque, según las noticias que se han publicado recientemente, no sabemos si Siemens seguirá siendo un competidor para las empresas vascas o un partner estratégico en esos países. De todas formas, cabe destacar que la empresa alemana, ya ha firmado un acuerdo para invertir en ferrocarriles de Irán, y se propone también ofrecer sus turbinas eólicas al país tal y como menciona Aliabadi (MAPNA).

India es otro país interesado en el sector y muestra de ello es que la India Suzlon Energy,  importante proveedor mundial de aerogeneradores, ya haya expresado públicamente su interés en la construcción de parques eólicos en un Irán post-sanciones.

Y, en esta carrera por la obtención de proyectos, las empresas vascas del sector, junto a otras empresas nacionales de los sectores de la construcción, energía y telecomunicaciones ya han pisado tierras persas. Fue a finales del año pasado, cuando la delegación española liderada por el ministro de Asuntos Exteriores, Manuel García-Margallo y acompañado por la ministra de Fomento, Ana Pastor, y su homónimo de Industria y Energía, José Manuel Soria visitaron el país.

Las grandes velas o aspas son las que más aprovechan el viento a favor, y en ese sentido tienen una responsabilidad, la de seguir extendiendo una cuerda a aquellas que también les acompañan en el viaje. Nuestras empresas han marcado esa tendencia de compartir sus éxitos y extender a sus proveedores la invitación a desarrollar una estrategia de crecimiento conjunta en los mercados internacionales. Y esa fuerza de tracción, el empuje a una base de proveedores locales, que las propias compañías ayudan a desarrollar en los países donde se implantan tanto industrial como comercialmente, ha sido clave para la creación y el crecimiento de un tejido de empresas vascas en el sector de las energías renovables reconocido a nivel internacional.

Y para terminar, me queda decir que sólo el tiempo dirá cuántos de estos proyectos comenzarán a girar de verdad. Pero estoy convencida de que con la experiencia y expertise que nuestras empresas acumulan en el sector y en diversidad de mercados, apoyo institucional, una red adecuada de relaciones en un país que a día de hoy sigue teniendo un complicado entramado de influencias (“La burocracia sigue siendo engorrosa, así como altos niveles de interferencia política) y ofreciendo al país aquello que desde el propio Ministerio de Energía piden –contar con financiación o inversores que posibiliten la consecución de los proyectos- el viento iraní terminará soplando en dirección a unos molinos con sello multicolor.

Puedes seguirme en Twitter @idoiaiturbe y @globalikbg